ANIBAL ROMAN|MIRADAS Y GESTOS DESDE LO PROFUNDO

(Escribe daniel otero) -Una instancia de diálogo no verbal se abre desde la visualización de la obra de Aníbal Román. Como si fuese una reacción catártica proveniente de un tema obsesivo, en esta muestra “Acertijos del mañana”, el autor desgrana y devana toda una serie de situaciones en las cuales confronta lo sutil con el misterio de la existencia, desde su propia concepción del presente e historias personales.

La muestra toma como base el cartón -en parte- reciclado con tintas negras, en donde el monocromo refuerza la idea de una sintaxis que fuerza al espectador a recorrer la forma perfectamente definida, en donde el mensaje aguarda silencioso la decodificaciòn por parte del mismo. _En todo es proceso de comunicaciòn y semántica no existe la confrontación forma-color, dado que la primera prevalece de manera absoluta sobre la obra, elevando la misma por sobre todo otro criterio. Román utiliza blancas cajas con cerrazones de vidrio para disponer ahí dentro de un espacio intra – personal en donde juega y especula con ¿su figura quizás? sometida a múltiples reveses y con corporizaciones segmentadas del cuerpo como entidades o universos que surcan el campo visual generando profundos quiebres y rupturas, en donde el concepto de lo lineal se pulveriza y la mente se ve obligada a armar toda una secuencia que se convierta en una matriz que albergue tantas referencias. El cuerpo humano. El hombre. El ser ahí, situado, expuesto ante una mundanalidad banal afuera de ella y un itsmo de incomprensiones que se descarga sobre el contexto generado. Pero la luz y el equilibrio responden siempre a tiempo en la experiencia visual de Román. Luz y Equilibrio. Blancos y negros guerrean siempre. El marco de las cajas también participa en esta batalla pero no asfixiando sino conteniendo las delgadas líneas y trazos que florecen desde lo profundo de ellas. Un secreto para entender la complejidad de la obra de Román està en la profundidad. Mucho de su obra en 3 D necesita sí o sí de la profundidad que el plano bidimensional no tiene para poder expresar el pozo humano de la locura, imprecisión, incertidumbre e inexactitud que aborda la existencia del ser humano, cósmico e impredecible, sujeto remanente de un azar loco y caprichoso que genera un destino que no siempre muestra las mejores cartas.

anibal-roman-daniel-otero_21

La obra de Román no es para todos, definitiva. Solo quienes han ahondado en los abismos de la vida y la existencia, las almas “a lo Goethe”, o quienes hayan experimentado situaciones de NIetzsche, Schopenhauer o FRanz Lizst, o quienes perciban en sus fibras íntimas el dolor y confusión que emana del “Grito” de Edward Munch, podrán establecer la empatía necesaria para comprender el códice cifrado de su obra, que abreva en el dolor en parte, pero redimido por la vida. Como en la obra de Juan Sebastián Bach, precisamente.

La obra de Román puede verse en “La Casona”, 4 de enero y 1ºjunta, -planta alta- durante las mañanas de lunes a viernes, con la coordinación del prof. daniel otero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s