CARLA MARTY|ARQUITECTURA MATERICA DEL ALMA|ANDAMIAJE DE EMOCIONES

(Escribe daniel otero) -André Green – en su libro “la interpretación sicoanalítica de las obras de arte” dice “En la medida que la obra nos permite repasar las huellas que quedan en ella de la intención que haya podido guiar su elaboración,  y de la cual nosotros solo poseemos restos en el producto acabado, podemos tratar de descifrar aquello que oculta dejándolo empero adivinar. Sé muy bien que no puede tratarse meramente de una aprehensión intelectual, ha de suscitarse de nuevo en nosotros aquella situación afectiva, de emoción síquica que engendró en el artista el impulso creador”.

carlamarty_roman-danielotero-ritaceballos

 

LA ARQUITECTURA DEL ALMA

Hablar de la obra 2015 de Carla Marty, es remitirnos en parte a la obra de Mark Rothko, el cual coronó el expresionismo abstracto norteamericano. La misma Marty lo ha mencionado en sus diálogos íntimos, al más sutil y exquisito colorista de la historia arte de la posguerra. Este era capaz de “narrar” pictóricamente algo  sin contar ninguna anécdota. Su obra  era la abstracción sensible, representada en franjas de tonalidades degradés de rojos, amarillos y naranjas, con límites borrosos con veladuras.

publico_carlamarty-danieltero

 

Pero para hablar de la obra de Carla Marty, -con autoridad- hay que conocer en profundidad su intrìnseco recorrido por la vida. Caso contrario –estaríamos siendo cómplices  de un conocido opinólogo santafesino que mide la producción y las obras de acuerdo a sus emociones disponibles en el surtido de una entelequia propia del epitafio de Seikilos o extraída de la piedra “Roseta”. Porque el arte es definitivamente el espejo del alma y si NO NOS ELEVAMOS   a la altura emotiva e intensidad de juicios de un Paul Klee o un Vassily Kandinsky, corremos el riesgo de terminar discutiendo si lo matérico tiene un milímetro mas o menos de espesor que lo no matérico, lo cual nos convertiría en interlocutores bizantinos en una ciudad donde un tren quiso correr y le hicieron un piquete. (Lo cual nos diferencia de Bizancio, la perla del Bósforo = antígona de la laguna Setùbal)

 

El arte en Carla Marty funciona como una forzada autobiografía iconográfica por excelencia. Ha transformado su alma en un gigantesco plotter en donde los vinilos son las emociones y las tintas, los pinceles. Si Usted no se hace a esta idea, no pretenda comprender la obra de esta autora. Sus períodos iniciáticos remontan a la fotografía en blanco y negro concordante quizás, con la monocromía que a veces suele ofrecernos la vida. Un dato no menor quizás, es su obra de fusión analógica – digital, en donde mediante la utilización de filtros logra una especie de mapa térmico en donde predominan los tonos fríos. El alma de Carla es un mapping producto de un Resolume virtual. – O sea, hay todo un período que va desde el 2012 o tiempo anterior en donde lo figurativo de la fotografía en blanco y negro, deja lugar a la abstracción posterior.

 

EL ANDAMIAJE DE LAS EMOCIONES

 

La obra de Carla Marty en su evolución y proceso, es un excelente antídoto contra los libros de Pilar Sordo, la obra de Paulo Coelho, la mùsica de Ricardo ARjona, Los Palmeras,  así como las mujeres africanas talladas para las noveles amas de casa cansadas del ajetreo cotidiano del hogar y que – recetadas por su terapeuta- encuentran un momento de solaz y dispersión en lo  que venden en ciertos negocios de la calle Salta. – La función redentora de sus trabajos para la condición humana sería el equivalente del “Panis Anglicus” de César Frank letra de Santo Tomás de Aquino. Pasando en limpio: Mientras una parte de la producción plástica santafesina cree encontrar la panacea en la delicadeza de lo figurativo, Marty propone un discurso visual que jamás podría encajar con lo figurativo. Simplemente porque las emociones del alma escapan a las figuras y las referencias de forma que el cerebro tiene internalizadas por la cultura occidental, tema sobre el cual Foucault y otros ya se han expresado anteriormente, quitándole autoridad a quien escribe.

 

La buena noticia es que una persona de 30 años propone una producción sin dogmatismos ni escuelas. Santa fe, por la escuela pictórica que tiene y la tradición desde Nazareno Orlandi en adelante sin olvidar Sor Josefa Dìaz y clucellas, es una ciudad con una prolífica descendencia de artistas figurativos. Esto no obsta para que artistas como Robert Romero o Anìbal Román hayan realizado una fenomenal producción en donde han resemantizado el término figurativo llevándolo a una frontera en donde el color, los objetos, el soporte y el lenguaje posicionan la obra en una franja determinadamente innovadora.

 

Marty elige deliberadamente lo matérico porque elige pintar desde la materia que le provee el alma, no desde las exigencias de la Gachi GAllery, Braga Menéndez o el Guille Aleu. Marty elige la arena como sustancia porque quizás alguna vez en las arenas de un verano atlántico donde un Lucifer lejano mostró su verdadero rostro e impotencia (Sic) intentando dejar anclado el navìo feliz de la emoción que hoy surca el presente. Marty elige las texturas y el enchastre y la superposición de materiales de distinta densidad, porque con cada capa sepulta un episodio de su vida. Marty no construye desde la zona de confort, sino desde la zona de crisis (como Rothko) –

 

Afortunadamente para quienes seguimos su obra, la luminosidad de los cálidos irrumpe como una “Marcha Triunfal de Aìda” en la oscuridad de la caverna platónica que veníamos presenciando, augurando para desde ahora en adelante una fanfarria triunfal (las fanfarrias son metales, se excluye el fagot y las maderas), mientras que si –sigue perseverando en ese camino- quizás a futuro tengamos la posibilidad de deleitarnos con una multimedia a lo Wagner de la post modernidad, en donde los modernos sistemas de impresión, visualizaciòn de hologramas, racer y láser sean un índice Kagel de los colores, inclusive dando cabida hasta el tatuaje como herramienta.

Tres cosas son difíciles de entender: a) –el Alma humana –b) La argentina en tiempo de elecciones – c) Carla Marty.

Tenga cuidado.

 

PD: excelente la atención y la cobertura de la gente de TODA!! Aunque como humilde observación, el dosaje etílico del vino debería ser reemplazado por más uva.  Estilo M.A.C. o Pisk Garrote Lawn Tennis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s