LA FORZA DEL DESTINO|SE CAE LA OPERA DEL SOCIALISMO|SUSPENDIDA LA FUNCION.

 

artistas

 

ACTO I – DE LA FORZA DEL DESTINO| Las acacias ya no expelen su aroma. El barro y la bosta los tapa. 

 

Viven seis meses en Miami. Graban en New York. Limusinas los aguardan y caviar con champán después de sus recitales. Forman parte del Pan y Circo de Bonfatti.

 

Lo insondable de los límites del descaro es que puede vencer la propia ley de gravedad. Desafía el precepto newtoniano pero acierta en la  precisa descripción de la caída libre. Ven venirse en picada sus cachets millonarios obtenidos de las arcas socialistas y ahora se preocupan.

 

Se les cae un inversor.

Su hada madrina ha mudado su rostro en blanca arcilla.

Pierden terreno.

Sus dorados camafeos impactan contra los cheques sin cobrar de la “chiqui”.

Sus Land Rover estacionados en fila con sus Hummer presagian la tenue disminución del monóxido de Carbono, al estar inactivos.

Han facturado desde el generoso kirchnerismo, con Jorge Coscia ocho años y con Teresa Parodi otros dos años.

Especialistas en el ordeñe prolijo del estado, presienten que su vela ya no cuenta con viento a favor.

 

ACTO II – LOS AVATARES DEL ALMA| Himno evangélico: “Ven, alma que lloras”

 

La impudicia los arrastra también a ellos. Los escribas oficiales. Rafael Ielpi alarmado. Joaquín Lavado (Quino) no podrá brindarnos sus emociones pautadas. Solo nos queda el suicidio colectivo como las ballenas o las orcas en los mares del pacífico. Jairo y Pedrito Cantini rasgan sus vestiduras, echan cenizas sobre sus túnicas austeras de lienzo y golpean el pecho buscando en las alturas el designio celestial que dé una explicación divina a los augures de las cinco consultoras inclusive las propias, que presagian numerológicamente su pronto abandono de las tribunas populares que los austeros seguidores de Palacios les supieron conseguir.

 

Prosigue la línea de la desgracia. Litto Nebbia ya no podrá bajar de sus barcos como en los ochenta, y Adolfo Nigro tendrá que morigerar sus coloridos trabajos. Como el antílope a cazar, buscará expandirse a otros mercados para compensar el desfasaje. Quizás no use el púrpura del caracol marino de las costas del mar Egeo para pintar y opte por el rojo de la ferretería más próxima.

 

ACTO III – LOS DIOSES NOS NIEGAN SU MIRADA|Oscuras nubes se ciernen sobre los mortales

 

Los irredentos siguen. Juan Carlos Baglietto corre el serio riesgo de no ser incluido en la pauta oficial del próximo canal. La baza no tiene la opción de discontinuidad: Lito Vitale no podrá adquirir el saxo bañado en oro que le prometió el luthier en Suiza para el próximo verano.  Fandermole deberá buscar recursos junto a la murga uruguaya para compensar la falta de fondos de un Lifschitz que no llegará.

 

Amelita Baltar –nuestro futuro- ve colapsar su tratamiento antiage con aceite de ballena o esperma de pulpo. Lo mismo da. Se les viene la noche. Gris. Tajante. Las auditorías para  investigar el festival que armó Hermes desde el 2007 se preparan silentes. Reptan los futuros funcionarios aspirando fuerte el humo del los vapores que cruzan el Paraná, mientras ven el desbande de la murga oficial. Fernandino F. , célebre ordeñador de los recursos de los Eskenazi en Buenos Aires y Caballero de la orden de las artes vanguardistas, tampoco la tendrá más a Cristina Kirchner para ser enviado como curador a Venecia!!!

 

ACTO IV – DE LOS TIEMPOS IMPIOS|Transustanciación de las almas|El corredor del Infierno.

 

¡!Oh Tiempos impíos! Con cuanta crueldad te abates sobre estas almas!

¿Porqué el pérfido destino se ensaña y embate contra estos pródigos hijos de la cultura universal y popular?

Dioses oídnos!!  Mandádnos naves salvadoras con escudos de fuegos para apagar este incendio que nos deja sin patrimonio.

 

Sin su presencia. Remo Pignoni no tendrá sentido. Claro. No era Nac&Pop. Era otra época.

Sin vuestros ribetes, el maestro Soldi y el hiperrealismo se irán a la banquina del olvido.

Sin vuestra tinta, Juan Arancio no podrá propagarse y Marta Rodil quedará condenada al silencio sempiterno.

 

ESCENA V – LA HIPERTEXTUALIDAD SE VA AL DESCENSO|Lacan cotiza en baja

 

Cual drama Shakespereano pero matizado obligadamente por la ternura de un lustrabotas, el coro dodecafónico de los dolientes maestros del arte socialista, ensayan una antífona de despedida en el MACRO, con las gaviotas que rozan sus sienes mientras la plebe en los barrios se destripa por unos gramos de paco o el mejor “cogollo” de la semana.

 

El drama que parece salir de la pluma del Dante sigue: Luis Priamo, el célebre investigador de la fundación Antorchas que industrializó la historia de los pueblos, también es de la partida. El destino nos ha signado para que nos quedemos sin historia. ¡Que haremos entonces?

 

El maestro Roberto Echen es uno de los que cierran esta opereta de ocho actos, o sea ocho años. Opereta firmada por la “Chiqui”. Con la misma pluma con la cual despidió los pasantes del Molino Boulevard en el 2013, dejándolos en la calle.

 

 

 

ACTO FINAL –  EPIFANIA DE LA VICTORIA

 

Suenan los cornos,  trompetas, y fluegüelhorn en fanfarria triunfal. Se hace la luz. Cae el telón.

Y comienza otra función. Con otra obra. Y otros actores.Llega Miguel.

Pero como decía mi amigo…”anotar estos nombres en una libretita”.

Muchos preferimos tener un drama Wagneriano, a cambio de la ópera bufona.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.