Ceremonia inaugural del mundial: Cuando la pobreza es de ideas, es mas triste aún.

Pobre. Carente de ideas. Básica. Insulsa. Desangelada. Son algunos de los adjetivos para la ceremonia de inicio del mundial 2014.

Ceremonia-cantantes-

La ceremonia inaugural del mundial 2014 quedará en la historia como la ceremonia más pobre en idea y argumento de los siglos XX y XXI.

En realidad, no se sabe todavía a que apuntó el comité ejecutor y/o los creativos (si es que los hubo) para semejante in – coordinación de ideas, el errático cruce de lenguajes visuales y sonoros, la deficiente coreografía y la carencia franciscana de un leit motiv poderoso en la estructura semántica de la música.

Contando Brasil en su historia musical como Vinicius Da Moraes (fallecido en 1980) no tuvieron la mejor idea que invitar Claudia Leitte, Jennifer López y Pitbull,entonando un más que básico ‘We are one’ que podría haber sido compuesto con mejor resultado en el primer año de cualquier profesorado. Como estructura armónica carece de sentido, estando a la altura de cualquier canción del tablón. Melódicamente hablando, su línea melódica no tiene la elaboración de otras canciones y en el sentido rítmico, cae en la redundancia de la percusión obsesiva para en un “loop” infinito volver a repetirse. La canción es todo un desacierto, comparada con la del mundial de Italia, por ejemplo. Nunca se estuvo más lejos del buen gusto y la originalidad que ahora.

Renglón aparte para la pobrísima escenografía demostrada, al igual que la coreografía. En un momento en que la tecnología 3 D está en auge, el láser y las acrobacias aéreas signan una época que es la que estamos viviendo precisamente, Brasil eligió aferrarse a la estabilidad del piso en donde desarrolló el austero espectáculo. En instancias en que el mapping y las instalaciones visuales son de un porte gigantesco, se obvió este dato de la realidad…

 Un error el horario elegido: la luz del día. Tales eventos deben contar con la complicidad de la noche, en donde el factor luz prevalece y engalana la acción y la oscuridad junto a la iluminación aérea forman un factor concomitante de éxito.

En un país que cuenta con las mejores escolas do Samba del planeta, hubo que conformarse con un número reducido de bailarines y un grupo de “capoeiras”, baile que con solo ver dos movimientos o tres, cansa al espectador. En un campo de juego de gigantescas dimensiones, ver el número reducido de personas que existió haciendo las coreografías y teniendo en cuenta la diversidad cultural que tiene Brasil, se torna un contrasentido hablar de “ceremonia inaugural”.

Pero sin duda alguna, los tres vocalistas completan el panorama. Triste. Por lo cierto. No son los tres tenores ni Adelé. Tampoco son Tarja Turunen. Ni Pavarotti ni Plácido Domingo. Solo dos chicas y un muchacho que movieron sus brazos mientras entonaban la canción peor construida del mundo.

La ceremonia inaugural del mundial 2014 quedará como la peor de la historia. Con poco arte, nada de imaginación y cero punto en calidad. Tanto dinero para tan poco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s