Domingo Sahda en el Centro Experimental| AÑO 2014

Recorrimos la muestra de Domingo Sahda en el C.E.C. de la Estación Belgrano. Una experiencia como pocas. Polémico como siempre el maestro. Conceptos explosivos.

domingo sahda-obras

 

Con abundantes problemas de iluminación en casi todos los ángulos (lo cual motivó un chiste de Sahda: “la próxima traigan velas”), un grupo de artistas y amantes del arte, recorrió de la mano del creador santafesino su muestra “pintar / escribir / exponer-se”.

 

Distintas técnicas pero que principalmente tienen que ver con el “arte trash” o objeto/collage, conforman estas dos series: Santa fe horizontes”, “Secciones del arrabal en el mundo”.

 

Sahda cuenta interesantes anécdotas de sus 68 años de vida: “Viajé por todo el mundo: estuve el viernes Santo en Jerusalén, escuché el Tango “por una cabeza” en la India. Estuve frente al Güernica y escuché Canto Gregoriano en Francia…la gente me dice: !pero con lo que gastaste en viajes, te comprabas dos casaquintas!!! y yo le digo:…mire…al final de mi camino me espera un nicho de 2.30 mts por la eternidad…que hago con la casaquinta??? Yo elegí viajar para llenarme de conocimientos.

 

Durísimo como siempre, pero atenuado en algunos conceptos -casi humano- descarga su artillería verbal contra Marcelo Pombo, en una de sus últimas apariciones en Santa fe. “me llamó Pombo y me agradeció que le haya dedicado tanto espacio, a pesar de lo que dije y escribí y sostengo.!Vamos viejooooo!!! Donde está el arte??? A mí que no me vengan con esoooooooooo!!!!

 

Un párrafo no menor lo dedicó a la Minujin…”eso no es arte, déjenme de joder” -agregó. “Entonces yo me pongo en bolas por la peatonal con un estandarte en la cabeza…! y todos me aplauden!! Cinco boludos igual que yo, que se las tiran de artistas…”

 

“Lo que en Buenos Aires es perfume, aquì es meada”, agregó. Allí la crítica se paga, sino arreglas no existís. Y encima te mandan un alumno y después la firma otro”. Entonces todo es un mundo de perfumes, pero aquì, la cosa es distinta.

 

Y así, continuó desgranando distintas experiencias y puntos de vista. Sin dejar de lado su formación pedagógica, remarcó que las escuelas de arte encierran al alumno en las experiencias y formación áulica, pero dejan de lado su contacto con la naturaleza, los atardeceres y amaneceres. “Santa fe tiene los mejores paisajes, las mejores escenas del mundo…( ¿¿??), agregó. “Con Fernando Espino salíamos a pintar, en el entorno de la naturaleza y el follaje…-hay que salir, tomar contacto con la realidad.

 

Recorremos todo el sector de la muestra. El choque de trenes de la linea Sarmiento está patentizado sobre un fondo de chapadur, con un empaste de papeles, laca acrílica y plasticola. “Fútbol para todos”, es otra instancia de color. “Síganme que no los voy a defraudar”, es otra postal que ofrece. Y los carritos, los eternos carritos que se desplazan en las latitudes santafesinas forman parte del entorno de Sahda. La basura: un tema recurrente en el planteo de la obra.

 

“Y así, me le planté a Bondesío (Ex – Ministro de Reutemann) y lo mandé a la reputísima madre que lo parió.”. A mí no me van a arriar así nomás. Lo mismo cuando un grupo de artistas fue a pedirle mi cabeza a José Luis Víttori. (Risas entre los concurrentes…¿¿quienes fueron?? cuente, cuente, dicen los concurrentes!!!). “No. dice Sahda. Sé quienes fueron pero me los guardo.”- Víttori les dijo: “A ver:, traigan los otros postulantes, con sus títulos y antecedentes, y yo decido. Y ahí nomás quedó todo”.

 

Innumerables las anécdotas. De su infancia. De tener lo básico, elemental. La comida y el sustento diario. La pobreza cruda de la vida rural en Progreso, su ciudad natal. Su visita a familiares en Siria, las emociones, el reencontrarse con sus raíces. Sus choques y enfrentamientos con los distintos poderes.

 

Quienes asistimos a esa recorrida, vimos al hombre poderoso que con su pluma y conceptos, destruye (según algunos). Pero también vimos al extraordinario ser humano que con un magnífico ropaje de humildad, sapiencia y ubicuidad, sabe adaptarse a la paleta de la realidad y virar su discurso despojándose de sus tecnicismos para meterse en el lenguaje llano del mercachifle, el vendedor, el hombre de la calle.

 

“Soy tan bueno como para hacerles creer que lo que hago es excelente”, bromeó.

 

Las recorridas con Sahda son imperdibles. Y ésta, no fue la excepción.

 

 

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.