“SIEMPRE QUE LLOVIO PARÓ”: DE COMO GUARECERSE DE LA LLUVIA “EN LA RIBERA”

Puede verse por estos días de octubre, la muestra – instalación de los talleres de Gabriela Pertovt en” la Ribera”, espacio cultural de la ciudad de Santa Fe.

En este año, la Pertovt – luego de un periplo repleto de experiencias espirituales no exentas de positivos aspectos económicos-, ha dado un giro con respecto a otros años. 14 años de experiencia enseñando, enseñan también.  El taller –que podríamos definir como un movimiento femenino artístico, a esta altura – se encuentra con un perfil interesante para quienes lo conocemos desde hace tiempo.

click aqui para ver el album de fotos en facebook

YENDO AL GRANO

Hay cosas muy interesantes, y como no podemos extendernos tanto para aburrir, citaremos cuatro ejemplos: 1) la incorporación de la abstracción de la pintura de Elena Tombolatto, algo que innova profundamente (los médicos y arquitectos en el arte tienen mucho para decir, sino obsérvese la obra de Guillermo Vezossi y Mario Arana), 2) La progresiva incorporación del biselado o bordes en los zapatos de Cibils dándole un efecto “3 D”, que lo aleja del tradicional “realismo mágico”, 3) la definitiva inclinación hacia la saturación extrema del color, de Liliana Cubile; 4) La estilización cada vez mayor de Teresa Arias con el delicado empaste de colores pastel, rayana en un hiperrealismo.

DE AQUELLOS PARAGUAS, ESTOS PARASOLES

 

Hace un tiempo, Pertovt tuvo participación en Buenos Aires de una intervención de paraguas, junto a muchas personalidades argentinas. Recuérdese la famosa foto de Gabriela con Milo Lockett  en el Cabildo el 18 de mayo de este año.

¿Casualidad o no? – Hoy, nos encontramos con no menos de 50 paraguas que cuelgan de las alturas, esparcidos por el piso, en todas las latitudes, con las policromías propias de la heterogeneidad de un taller, sombrillas, parasoles, en formato y color que uno elija.

Luz de ciudad considera excesiva la cantidad de obras. Alejandra Melano lo definiría como una “tienda persa”.  Los rótulos son odiosos, pero digamos que 3 o cuatro obras por alumno, es un exceso de saturación visual, a menos que se disponga del Guggenheim o el Malba.

 

HABLEMOS DEL SHOPPING: LAURA MASI Y NICOLAS, ESOS VALIENTES

La gente de “la ribera” –hablemos en el contexto del emprendimiento cultural- sigue adelante en esta difícil selva ciudadana que tanto tiene para mostrar, mostrar y mostrar. “hay 1.000.000 de muestras por fin de semana”, diría R.Calanchini, antes de probar una gota de alcohol, esa noche.

Pues bien, “La ribera”, se ha ganado un lugar en el corazón de todos los santafesinos. Y esto no es fácil. Hablando con una destacadísima intelectual –una de las glorias de la historia pianística santafesina proyectada al mundo, decía: “d…., Santa fe ha generado Ghettos artísticos: cada cual está en su parcela mirando o haciendo lo propio…”

Definir “la Ribera” no es fácil. Desde un punto de vista crítico, es más de lo mismo. Es decir, lo que se ve en el lugar contiguo al puerto, se ve en cualquier otro lado de Santa fe. Nunca se jugó por una propuesta arriesgada, en estética y contenido. Y no porque los santafesinos no tengamos talentos. También, durante un tiempo fue – sin saberlo quizás- (referido a programación) un apéndice cultural del estado municipal, lo cual no es bueno. No permite generar identidad independiente, sale todo de la misma matriz, máxime en Santa fe donde los amiguismos están a la orden del día.

Pero seamos honestos: Laura Masi –a cargo del espacio- tiene la voluntad de trabajo, la capacidad de organización ( esta muestra se vio desbordada), la honestidad y resistencia de subsistir en un medio como el santafesino, en donde el arte ha “explotado” virtualmente, gracias a la gestión Kees – Molinas – Pieragostini.

Laura Masi, Guillermo Aleu, Ernesto Aignasse, Jerárquicos EPE,  son voluntades que aportan, hacen, suman y marcan rumbos fuera del estado municipal y provincial. Quizás sean los verdaderos héroes de este siglo en la cultura, porque convencer, gestionar, administrar desde lo privado un emprendimiento cultural en una ciudad y provincia sin fábricas, ciudad – maqueta, provincia sin rumbo, latitud desierta, páramo habitado por funcionarios de lunes a viernes, ciudad a la cual solo le quedó la historia de 500 años, marginándose del resto del país (rasgo distintivo del binnerismo, que alejó toda posibilidad de crecimiento interno, industrial, técnico, empujando a los docentes a un abismo de filosos precipicios ), es un hecho épico.

De Troya a la fecha.

Laura Masi (la ribera), luz de ciudad, Gabriela Pertovt

LA RIBERA SE AFIANZA, PERO RECONVERTIRSE

Es necesario que “la ribera”, prosiga en esta labor ininterrumpida de difusión de la cultura local.

Son un pilar y prestigio en la región.

Aunque se le sugiere rotar más rápidamente las muestras, dar espacios a nuevas formas de expresión visual   / sonora.

Reforzar la identidad propia, sin acuerdos ni compromisos. Encontrarse con los nuevos valores (Guillermo Vezossi, César Benzi,Abril Massimini,Jésica  Bertolino, Mariano Raffo, Alejandro Cantarutti, …tantos…)

Evaluar críticamente cada obra, no sobrecargar el circuito santafesino con lo que ya hay. Su estructura es demasiado grande comparada con los demás.

Excelente las incorporaciones de los nuevos equipos de aire acondicionado, al igual que la atención de la casa y el soporte técnico de Nicolás, un hombre valiente que se expone en cada muestra.

Las luces es necesario mejorar a la brevedad. Los balastos son seguros pero  antiestéticos. Hay que hacer un replanteo del sector lumínico teniendo en cuenta que el local era para almacenar granos –una gran tolva- en donde los objetos o cuerpos opacos cónicos, dificultan la visual. Entonces, la estrategia lumínica aquí es distinta que otros lados. Un cuadro con la temperatura color de un Luis Gervasoni o Liliana Cubile, no consume la misma cantidad de ondas luminosas que un cuadro como el de Alejandra Melano (salón primavera 2011).

El Shopping la Ribera tiene que tener el firme convencimiento que, una inversión en luces en el espacio, potenciará lo hecho hasta entonces. Por si hace falta aclararlo, la sala está en muy buenas manos.

DE LOS PROTAGONISTAS DE ESTA HISTORIA

 

Quienes son los protagonistas de esta historia están aquí:

José Arriola, Liliana Pisarello, Emilse Pisarello, Celia Viec, Isabel Zanuttini, Esther Kuchen, Elena Tombolatto, Pocha Micucci, Alba Imhof, Libia Seveso, Perla Schettini, Edith Gonzales, Liliana Cubile, Cristina de Miguel, Fabiana Wagner y Loli Molinas. Cristina Schramm, Alicia Scándolo, Ana María Cibils, Cristina Sanagustín, Isabel Degreff, Giovana Mogno, Clelia Berrón, Teresa Arias, Chuchy de Luca, Gloria Cattaneo, Nedda Outeyral, María d. C. Facchioli, Malena Reñé, Norma Merediz, Marta Talín, Gisela Tajes, Irene Paulon, Beatriz Zampatti, Liliana Martinengo, Mabel Martínez, Dora Pinasco, Jorgelina Gonzálvez, Victoria Sorbellini, María Concepción Motta, Cecilia Silvestre, Adriana D’amico, Nelly Álvarez, Mónica Sahd y Daniel Goldzak.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .