LUCERO VILLALBA HAGELSTANGE: prologado por Ditsch, acampa en Johnson Aceros.

Jorge Lucero Villalba Hagelstange, es nacido en Caballito, provincia de buenos aires. Estuvo un año en su infancia viviendo en Alemania, luego en Paraguay, para después radicarse en la argentina. De ahí, la fuerza visceral de su propuesta, en la dimensión estética que encaja su obra.

click aqui para ver el album de fotos en el facebook

Académicamente desligado en la a veces contradictoria selva cultural santafesina (una detractora suya – R.M.- cobra un suculento sueldo con proyectitos menores en un emprendimiento cultural provincial del norte), Lucero Villalba Hagelstange, disfruta en su esteparia soledad, del amparo de su estilo pero también, de prestigiosos conceptos que vierte el propio Helmut Ditsch en el texto de entrada a la magnifica sala de Johnson Aceros. Ditsch no come vidrio, para quienes sabemos de que estamos hablando. Tampoco la empresa Johnson ni Calanchini pueden errar en la selección.

En la entrada, Ricardo Calanchini se abrocha mal el saco. Lo acompañan los directivos de la empresa. En la parte superior, una mesa con vinos de don Alfredo Roca, aguardan para dar  una orgía báquica a los asistentes.

Lucero es un cultor definitivo y sentenciado del gran formato. Si bien en lo matérico seguimos asistiendo a gruesos trazos y pinceladas con óleo y/o acrílicos, hay una rotura en lo conceptual. “me volqué al constructivismo”, dice tímidamente ante una Alejandra Melano. Recorremos paso a paso su nueva obra, para descubrir retículas, cubículos, en lugar de las auroras clásicas del año 2008.

Los rostros siguen siendo adustos. Tan adustos como las putas situaciones que toca vivir a miles de indígenas, desclasados en la argentina siglo XXI. Lucero es un pintor social por excelencia, que con policromías, exalta con fuerza y vehemencia las miserias sociales.

Una figura escultórica de un hombre -¿Jesús?- se yergue insomne, en el desierto de las aceradas salas. Su textura es blanca: chocolate blanco. Sí. Creálo.

En “Santa Lucia”, aparecen el dorado, como las flores. Los nuevos motivos y la innovación en la paleta de color, atemperan lo adusto del anterior estilo. “Santa anunciación”, y “Besos de angel”, ya proponen una nueva estética que la seguiremos atentamente en su evolución.

Gabriela Garrote reparte folletos para su próximo Berni en el Paso.

Hugo Lazzarini reelabora sus cuitas en silencio.

Domingo Sahda dijo que iba si llegaba a tiempo. Pero no fue.

Esto pasó un jueves 4 por la noche, en un lugar para estar e imitar: Johnson Aceros, calle 25 de mayo al 2900, Sta fe, gestión de Ricardo Calanchini.

-A lo lejos, la radio de un taxista relata la revuelta chilena.

– A lo lejos, alguien canta, a lo lejos, diría el poeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.