DOS MUJERES, UNA PROPUESTA: EL EXITO

 

Piel de ciudad estuvo especialmente invitado a dos eventos, que auspician un 2009 venturoso en lo que respecta a nuestra producción cultural. Vamos a decir que a esta altura de cosas, este medio visita los lugares más diversos y recibe no menos de 5 invitaciones semanales, tanto de entes oficiales como espacios en cooperación o independientes, partícipe activo de la trascendencia de la gestión cultural. Tantas veces devaluada, tantas veces derrotada la cultura en los despachos de funcionarios de turno, es bueno saber que ocurren y suceden cosas de profundo contenido social en nuestra aldea.

 

Para quienes no conocen, la sala de arte Johnson está ubicada en 25 de Mayo al 2900. Ese fue el lugar que eligió Silvina Helbling para la presentación de su trabajo “Capturados para siempre”. Hablar de Silvina es redundante, ya que es una de las personas que más aporta a la construcción del ideario colectivo cultural.

 

 

Silvina Helbling, que algunas veces tuvo que soportar el peso gratuito de la devaluación e incomprensión de sus proyectos -siempre originales- a manos de falsas gestoras inexpertas en la gestión cultural, arribistas “operadoras” que bajo el falso mote de “artífices de la cultura” canjearon servicios de cuarta y baratijas de opereta los fines de semana libre, -nos muestra con este trabajo que está indemne, parada, y de pie para dar lucha, las veces que sea necesario.

 

 

 

El solo hecho que Silvina Helbling no haya elegido para sus homenajeados el bronce post – mortem, ni las bambalinas engañosas, así como tampoco la dudosa cartulina apergaminada con la cintita azul, sino el solitario y prolijo procedimiento del libro, marca una abismal diferencia de conceptos y capacidad de trabajo en silencio. De todas maneras, la historia procede a borrar con dignidad, lo que se teje con la liviana aguja de la falsía, desnudando y recomponiendo a tiempo lo fútil del duplicado, marquesinas y oropeles hechos para lelos…

 

 

 

Esta vez, Silvina ha efectuado todo un homenaje en vida, a distintos actores de la escena artística y cultural contemporánea. Nydia Andino, Ricardo Calanchini, Fermín Viñas y muchos otros, se ven reflejados en sus páginas. Un profundo trabajo de ilustración, con cuidados detalles y paratextos, que realzan la estética dela propuesta. No es un libro de fotos. Tampoco una antologia literaria. Es un trabajo que tiene vuelo propio, con límites difusos que tan solo la propia imaginación impone.

 

 

Arte Johnson, demuestra una vez más, que su sala inaugurada el año pasado, con la muestra de Ricardo Calanchini, está a la altura de la empresa. Si bien Antonio Caramagna no estuvo presente, -su presidente-, el personal a cargo de la empresa supo brindarse como siempre: calidez, solvencia, lo que se dice excelencia en la gestión.

 

La presencia de la Señora Ministra de Innovación Cultural, Maria de los Angeles González, implica una fuerte imbricación de la gestión Binner con este tipo de proyectos. Costear la producción de un libro, que fue co – gestado entre autora, homenajeados, y el ministerio de Innovación, es un hecho auspicioso. Nos habla que la cultura produce bienes, estos, circulan. O sea que, avanzamos.

 

 

 

 

Isabel Molinas, Sub – Secretaria de Cultura, estuve presente. Gabriel Cimaomo,Federico Sarsotti, Beatriz Weisemberg, Salvador Massa, Gladys Faloni, Silvia Cuffia, Graciela Amante Frias Pukin, Maria Ines Destéfano fueron parte de la concurrencia… El arte en Santa Fe está vivo y goza de buena salud.Silvina Helbling es un testigo vivo de ello.

 

 


JULIANA FRIAS – ARGAMASA DE CONOCIMIENTOS

 

Hace algunos años, Juliana Frías tuvo la oportunidad -beca mediante- de conocer el Chaco Boliviano. La otra parte del país que gobierna Evo Morales, que no sale en televisión, pero habitada por etnias que aun subsisten, entre ellas, la guaraní. El pasado Viernes 27, disertó en la escuela provincial de arte Prof. Juan Mantovani, en la temática de su especialidad.

 

 

 

 

Para quienes conocemos la autora en profundidad, no nos asombra su ductilidad para pasar de su particular tono coloquial al feroz tecnicismo de su especialidad: la cerámica indigenista. Con un powerpoint proyectado por Lucrecia Pelliza y decenas de fotos y pictogramas, nos vamos adentrando sutilmente en la presentación. Lucrecia tuvo una especial participación en la última feria de diseño que organizase Patricia Pieragostini, en su stand de pines y objetos variados. No sabemos si prosigue en la escuela Almte Brown todavía, con quien compartimos cátedras hace tiempo, pero como co – equiper de Juliana Frías es un dúo impecable.

 

 

La cerámica ava-guaraní de la comunidad de Tentayape, tiene una fuerte relación con los mitos y rituales que tratan sobre ellos, dice el folleto entregado en la puerta de entrada a la Escuela Juan Mantovani. Juliana explica al auditorio, sobre cada una de las pantallas, los procedimientos necesarios para la producción de la pieza. Y para quienes no somos de la especialidad, todo un mundo y cosmogonía de extrañas lógicas y coordenadas de pertenencia social, aparece a nuestros ojos: Ceramica = status, cerámica = sexo, ceràmica = condición social.

Los 45 minutos del powerpoint fueron acortados por lo interesante de la exposición en sí y el planteo didáctico de las profesionales, remitiéndose en muchísimos casos a un autor francés del siglo XX, que investigó y sistematizó los motivos de los distintos recipientes. Así, ampliamos nuestro vocabulario con términos tales como “Sub globular”, “globular”, etc…

 

Vamos a decir que no hubo funcionarios provinciales presentes, y si los hubo, no pudimos visualizarlos. Sí, infaltable como siempre, Isabel Molinas (docente del establecimiento y Sub – Secretaria de Gestión cultural Municipal,) estuvo presente. Es importante esto de la interacción Funcionarios // artistas // público. No porque vayan a solucionar algo de manera urgente de lo que acontece en el amplio espectro cultural, sino porque se conforma un panorama que no es mediático, tampoco virtual, sino que coloca de igual a igual, al artista, el público y el funcionario. Es uno más. Si los políticos (los cuales lamentablemente no asisten a este tipo de eventos) tuviesen un contacto fluido, quizás las cosas serían distintas…Las frías notas que llegan a los despachos, a veces necesitan de la patética experiencia de vivir en el territorio y carne propia las vicisitudes de la educación y el arte gestado tanto desde los espacios públicos y alternativos.

 

Gabriel Cimaomo coordinó magistralmente la introducción de la conferencista con su estilo tan particular. Tal vez la lectura de un currículum mas escueto, realzaría la presentación. En el ambiente, decir “Juliana Frías”, es evocar un abecedario de conocimientos, experiencias y virtudes. Lucila Fosco, Domingo Sahda, Abel Monasterolo, Marisú Olivera, Viviana Pozzi, Viviana Tosello, el profesor Eduardo Elgotas, estuvieron presentes. También se lo vió al galerista y afamado fotógrafo Guidotti, la plástica Alba Soratti.

 

 

No pudimos visualizar a Fermín Viña y Tusi Horn. Tampoco la Señora Mary Walker, todos integrantes del grupo 1050. Norma Guastavino, Miriam Robbiano, Alejandra Melano, estuvieron ausentes en los dos eventos. Extrañamos la presencia de Stella Arber y Nidya Andino, al igual que Analía Sagardoy. – Un Domingo Sahda distendido y feliz, con quien departimos extensos minutos sobre la proyección cultural de Fundación Centro en la provincia, completó la postal feliz de la noche. Tampoco estuvo Paula Sobrero, a quien sí la vimos la noche anterior en la Sala de arte Johnson. Nilda Marsili eligió también la sala de los aceros. A Florencia Platino este año no la hemos visto todavía.

 

No podemos omitir, los austeros paneles frontales ubicados en el amplio hall de la escuela, que tan bien iluminados potencian los gráficos, dibujos y fotos de la muestra. El alumnado presente, y los frescos de López Claro pintados en lo alto del salón de actos, dieron la nota precisa que engalanó la presentación.

De esta manera, Juliana Frías no solo nos mantiene al tanto de sus actividades y nos brinda la oportunidad de estar en contacto con su diario quehacer, sino que también articula precisamente con el prestigioso establecimiento que dirige Maria Cecilia Cherry y que hemos visitado varias veces al año, tanto en las proyecciones de cine extranjero como en “Tutuca porno”, por citar dos de los múltiples eventos que genera el establecimiento.

 

Quizás la potente gravitación del establecimiento, no reside solamente en su oferta profesional y educativa, sino también en la sencilla, sincera y particular manera de brindar su espacio a la comunidad, muchas veces al año, lo cual lo posiciona como un paradigma digno de imitar – a diferencia otras instituciones estatales, que podrían abrirse un poco más a la comunidad – sino que además en pleno centro santafesino, tenemos la oportunidad cotidiana de respirar arte…gratuito y de calidad.

Juliana Frías y la escuela Mantovani: una dupla mucho más que exitosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .